LOS COLORES

El color es literalmente una forma de energía ya que cada uno de los colores que vemos es en realidad una onda electromagnética de una longitud determinada. Por lo tanto los colores más allá de su aspecto estético, influyen sobre nuestro estado de ánimo.
Representan también la energía de los cinco elementos en el Feng Shui Racional usamos el color para aportar en cada ambiente alguno de estos elementos y crear así la atmósfera que deseamos, ya sea estimulante, creativa, relajada, etc.

Podríamos clasificar la escala cromática en dos grandes grupos:

Colores cálidos y activos, que corresponden a procesos de asimilación, actividad e intensidad. Son colores de energía Yang porque van dirigidos a la manifestación externa. Rojo, anaranjado, amarillo.

Colores fríos y introvertidos, que corresponden a procesos de des-asimilación, pasividad y debilitación (azul, añil, violado), correspondiéndose con la energía ying o receptiva porque canalizan la vibración hacia el interior del ser.

El blanco lo hemos dejado excluido ya que es la suma de todos los colores, punto en que nuestro ojo pierde la percepción de la vibración, así pues lo situaremos fuera de clasificaciones. El negro es asimismo neutro y polar-complementario del blanco- principio y fin de la escala cromática.

El verde es un intermediario entre activos y pasivos y su función es la de relajar, digamos que equilibraría los dos bandos. Podría decirse de él lo del hexagrama del I Ching numero 15: la modestia, que llena lo vacío, y vacía lo lleno. Es el color de la naturaleza.

Los colores que se sugieren para emplear en cada área pueden emplearse a través de la utilización en la iluminación, en los muebles y en los objetos decorativos para reforzar cada elemento que representan cada uno de ellos, ya que al contener e irradiar energía cada color afecta directamente a nuestros estados de ánimo, físicos y emocionales, independientemente de la simbología cultural de estos y las condiciones personales de los registros cromáticos que aportan otras visiones a la gama de colores.

Asimismo el empleo del color en los tejidos es muy adecuado para generar atmósferas y crear ambientes en cada situación. Este se puede introducir en un espacio a través de elementos que pueden ser sustituibles, en un momento dado, para generar otro tipo de clima, como en los cojines, las cortinas, los manteles, los tapetes, las toallas, los paños de cocina, las fundas de tapicería, las alfombras.

Estos nos ayudan a expresarnos, a la vez que nos conectan profundamente con sus energías sanadoras. Según nuestros estados de ánimo podemos utilizar el color, no sólo en el entorno sino incluso en nuestra vestimenta personal o los alimentos que ingerimos.
La siguiente tabla expone, de forma esquemática, algunos rasgos generales y comunes atribuidos a los colores:

COLOR SIGNIFICADO

Amarillo: La alegría, la longevidad, la inteligencia, el optimismo y la claridad.

Azul: La serenidad, la tranquilidad, la introspección, la contemplación, la soledad, la frialdad y la seriedad.

Blanco: La inocencia, la pureza, la limpieza, el vacío y la frialdad.

Gris: La formalidad y lo sombrío

Café: La estabilidad

Naranja: La salud, el entusiasmo, el optimismo, la vitalidad, el estímulo, la igualdad, la fraternidad y la unidad.

Negro: La profundidad, el misterio, la independencia, la tristeza, el desánimo y la receptividad.

Púrpura: La introspección, los rituales, el poder, la claridad, la espiritualidad, la majestuosidad y la autoridad.

Rojo: La vida, la energía, lo prohibido, la afectividad, la fuerza creativa, la guerra, la lujuria, la pasión, el amor, el coraje, el sacrificio, el peligro y el odio.

Rosa: La comprensión, el buen humor, el amor, la sensibilidad, la calma y el romanticismo.

Verde: El crecimiento, la expansión y el rejuvenecimiento.

Arco Iris: La armonía, la alegría, la conciencia, la apertura, la dicha, la diversión y el juego.

No se admiten más comentarios